Tag Archives: fiebre del oro

La fiebre del oro ahora amenaza el Amazonas

Boriam Valera un habitante de PUERTO MALDONADO, PERÚ ha visto su futuro, brilla y se vende a más de 1.300 dólares la onza.

Boriam, de 30 años de edad, trabaja una draga de extracción de oro en casa a lo largo de las orillas del río Tambopata, un afluente del Amazonas, velan por una caja de la esclusa que atrapa motas de oro en la suspensión aspiradas desde el fondo del río.

El precio del oro ha aumentado 50 por ciento en los últimos dos años y se ha triplicado en los últimos cinco, ya que los inversores mundiales buscan protegerse contra la caída del dólar. El oro alcanzó máximos históricos este mes. Ese aumento ha estimulado una nueva fiebre del oro del Amazonas, con los mineros ilegales que llegan a la región a establecer un campamento a lo largo de riberas de los ríos, carreteras y senderos que llegan profundamente en la selva tropical de la Amazonia peruana.

La afluencia de inmigrantes amenaza con abrumar a la región, que es el hogar de algunas de las más valiosas reservas naturales de la Amazonia, varios grupos indígenas que se cree que no han tenido ningún contacto con el exterior, y más especies de aves y mariposas que en cualquier otro lugar del planeta. Franjas gigantes de los bosques han desaparecido, los ríos han sido desviados, y el mercurio que se utiliza para separar el oro de los sedimentos ha comenzado a envenenar a las comunidades aguas abajo. La minería ha convertido un área del tamaño de Washington en un terreno baldío fangoso y amenaza un área al menos 10 veces tan grande.

Tal vez en ningún otro lugar en el Amazonas es el choque entre la promesa económica de la minería y sus amenazas ambientales y de salud más cruda que aquí en el estado de Madre de Dios, donde más de 30.000 personas dependen de la industria para ganarse la vida y al menos 95 por ciento de mineros operan ilegalmente. Perú es el quinto mayor productor de oro del mundo, y el gobierno estima que el 40 por ciento de que el oro es extraído ilegalmente.

Fuentes: washingtonpost.com

Imágenes: cde.elcomercio.pe abc.es

Australia, Migración China y racismo

La ciudad de Melbourne se convirtió de la noche a la mañana en la economía más fuerte y de rápido crecimiento en la historia de la humanidad. Con toda este crecimiento y la cantidad de personas llegando a Australia empezaron a explotar conflictos que crearon una nueva era de racismo.

El racismo empezó contra los chinos por parte de los europeos que habían llegado primero. Con el control político de la zona se empezaron a crear leyes raciales que detenían el flujo de dinero en dirección a la gente de origen asiatico. Como los chinos no tenían representación en el gobierno se produjo una situación donde no se quería que tuvieran acceso al dinero que se generaba tan rápidamente en la zona.

Con estas nuevas leyes, como impuestos sobre en los puertos de entrada o limitantes a la cantidad de chinos que podían venir en un barco. A pesar de eso entre los años 1855 y 1857, más de cincuenta mil chinos desembarcan en Australia, en la pequeña bahía pesquera de Rode, al sur del continente. En una sola línea, caminaron más de 500 kilómetros a los campos de oro para evitar las autoridades migratorias de Australia.

Las tensiones entre la población caucásica y los orientales siguen creciendo con la llegada de más y más migrantes lo que sólo sirve para aumentar las tensiones que inevitablemente estallarían.

Al inicio de 1860, el equivalente a 18 billones de dólares actuales en oro se ha sacado del suelo en los campos de oro. Sin embargo se espera que el boom del oro de aluvión se esta acabando. Este miedo estalla en el Motín del 13 de Junio de 1861, cuando una turba enardecida de 3000 europeos se levantan en armas para correr a los chinos de los campos de oro ondeando una bandera que decía “Roll up Roll up, No chinese”. Le tomó dos semanas a la policía y al ejército contener el motín, e irónicamente la respuesta de los políticos género aún más leyes raciales.

imágenes: 2.bp.blogspot.com migrationheritage.nsw.gov.au

Australia, El éxodo de 1853

Las probabilidades de volverse rico con el oro en Australia eran muy bajas, menos que uno en cien, sin embargo era tanta la recompensa cuando alguien lo lograba que se corrió la voz por todo el mundo. Esto creó uno de los éxodos multitudinario y multicultural más grande del mundo, como este no se había visto ni se volveria a ver sobre la faz de la tierra.

La minería estaba ayudando a crear al país, pero con este éxito se produjo una migración masiva, la primera de la historia. Con este catalizador para la primera migración masiva internacional hacia australia, ahora una nación multirracial y multicultural. Vinieron de todos lados, no sólo de Inglaterra como antes, sino de Estados Unidos, Europa y hasta China.

Por cada persona que vivía en la ciudad de Melbourne llegaron cinco nuevas, esto creó uno de los más grandes booms históricos de población que mandó a la ciudad en una sola década a más de medio millón de habitantes. 1853, Melbourne es la ciudad que crece más rápido en el mundo. Con una demanda de espacio tan grande, simplemente no hay espacio. En los primeros seis meses se construyeron más de mil edificios en el centro y a pesar de eso no era suficiente, así que se dio el permiso de habitar las riberas del río en campamento.

Los barcos con los que llegaron a Australia se desarmaron para construir este campamento de más de diez mil excavadores sin hogar. De aquí aún debían hacer el recorrido de más de cien millas a los lugares de extracción, volviendo a Melbourne en la mayor ciudad de paso del mundo en su época.

Imágenes: upload.wikimedia.org upload.wikimedia.org

Australia, La fiebre de oro de Melbourne

En 1851 el pueblo colonial de Melbourne experimento una fiebre, la fiebre del oro.  Se corre la voz de que hay oro cerca, y que es de quién lo encuentre primero, lo único que tiene que hacer es llegar al lugar. Así se dio un éxodo de miles de personas que dejaban su trabajo, sus familias y hogares sólo para poder llegar primero a los lugares de excavación.

Con esto empezaron a subir los precios de las ruedas de carreta, caballos, cobijas, y todo aquello que un minero novato pudiera necesitar. Ya se había encontrado oro en New South Wales, pero el campo de oro más rico del mundo están a 100 millas de Melbourne, donde el valioso metal se encuentra a centímetros bajo tierra. Hoy en día aún se pueden apreciar las marcas de los antiguos mineros que en un intento desesperado por volverse ricos destruyeron el paisaje.

Al llegar a los campos, se debía de escoger un lugar para empezar a buscar por el oro, esto podía determinar toda tu futura empresa. Ahora, no bastaba con marcar tu terreno, sino que se tenía que estar trabajandolo activamente. El oro puede cambiar tu vida por completo, pero en ese tiempo era más que sólo dinero, porque encontrar oro significaba que te volvías independiente, que no tenías que trabajar bajo el yugo de nadie, representaba autonomía y libertad.

Sin embargo, a pesar de que los campos prometían un futuro de riquezas y comodidades, volverse rico no es una cosa segura. La minería es un juego de azar, que depende de tres cosas en un campo minero. Primero tener un conocimiento de geología, que la mayoría de los mineros en esa época no tenía, segundo, la habilidad de trabajar arduamente y perseverar y por último la capacidad de mantener tu dinero, osea evitar los bares o los robos que eran una cosa común en esos tiempos y lugares sin ley, donde la mayoría de las personas estaban armadas y la justicia se debía de hacer por propia mano.

imágenes: cntraveler.com  upload.wikimedia.org

La fiebre del oro (P6)

En la década de los sesenta, los países europeos, ya recuperados de la segunda guerra mundial, empiezan a exigir que exista una convertibilidad directa entre sus reservas en dólares y el oro, pero Estados Unidos carece de las reservas para respaldar dicha convertibilidad y en 1971 el presidente Nixon decidió liberalizar el sistema. Para 1975 la onza se cotiza en 200 dólares americanos en el mercado internacional.

A final de la década de los 70`s, existe un momento plagado de incertidumbres cuando estalla el conflicto de Cambodia en Irán triunfa la revolución islámica. Esto provocaría que en la siguiente década el oro se dispare hasta alcanzar los 800 dólares por onza en 1980. Aquí empieza una nueva “fiebre dle oro” que en términos económicos es de mayor importancia que la de 1849 en California.

El nuevo auge en el precio del oro forza a las compañías mineras a cambiar sus planeaciones y empezar a buscar oro. Yacimientos que antes se consideraban poco rentables resurgen con producciones tan bajas como de 1 gramo por tonelada. Esto tiene además, severas implicaciones geológicas ya que cualquier tipo de yacimiento desconocido o ignorado es ahora explotado para extraer este precioso mineral.
En la actualidad la situación ha cambiado, ya que las estrategias económicas no son las de antes. Ya no se asegura la convertibilidad de una moneda en términos de las reservas de oro, sino que su valor se asigna diariamente a través del Forex, fijándose únicamente con respecto a las otras monedas.

 

Vía:  aulados.ne

imágenes: img001.adimg.com – alexvales.com.ar

La fiebre del oro (P5)

A pesar del auge que tuvo en california, la auténtica locura del oro estaba por empezar. Sin contar toda la historia completa, se puede analizar simplemente algunos hitos que sucedieron en el siglo posterior a el famoso 49. Estos acontecimientos que se pueden denominar como “La moderna fiebre del oro” llegan hasta nuestros días:

  1. A finales del siglo XIX, la Gran Bretania adopta el patrón de oro para respaldar el valor de su moneda.

  2. La primera guerra mundial causa un deficit en las economias europeas, que viene a solventar la economía americana. Los bancos europeos pasan a tener reservas mixtas de oro y dólares americanos.

  3. Ironicamente, el mismo mecanismo que hizo florecer la economía durante el periodo de posguerra produjo la mayor devaluacion de su historia, en el famoso martes negro, el 29 de octubre de 1929, donde empieza la gran depresión, causando conflicotos y caos en la economía mundial.

  4. Cuatro años después del crash de la bolsa, en 1933, el entonces presidente Roosvelt inicia la recuperación de la economía domestica iniciando el programa New Deal. además fija una convertibilidad directa entre la onza de oro y el dólar americano, en ese entonces equivalente a $35 por onza del precioso metal.

  5. Se crea el mayor depósito de oro en lingotes del mundo, el impenetrable Fort Knox en el estado de Kentucky. Dentro, Dentro, en el edificio del Bullion Depository se encuentra una boveda fortificada donde se almacenan las reservas en oro del país.

Vía: .aulados.net

Imágenes vía: alfonsopozacienciassociales.wikispaces.com – .grandepresion.com – upload.wikimedia.org

La fiebre del oro (P4)

Fue en el rancho “Nueva Helvetia”, un asentamiento en la entonces alta california , cercano a lo que ahora es la ciudad de Sacramento, donde se encontró la primera pepita de oro. El rancho era propiedad de Johann August Suter, y su trabajador, el afortunado James W. Marshall.

Tras este suceso todos los trabajadores de Stutter que trabajaban en la construcción de un aserradero en ese momento recibieron explícitas instrucciones de no divulgar la noticia, pero poco se puede hacer contra una noticia así de grande y poco a poco la noticia se fue difundiendo y el 19 de Agosto de 1848 se publicó en el New York Herald la noticia de la aparición de oro en California.

En Diciembre de ese año el en ese entonces presidente James K. Polk confirmó oficialmente el hallazgo frente al congreso impulsando la masiva movilización de nuevos pobladores que colonizaron toda la costa oeste.

Sin embargo para muchos buscadores de oro la ansiada riqueza se quedó en un sueño simplemente y sólo unos cuantos encontraron oro y se hicieron ricos, a menudo resultaron estafados y tuvieron que pagar precios excesivos en los comercios de vendedores oportunistas. La riqueza y el crecimiento exponencial que sufrió la ciudad durante esos años hicieron que el 18 de octubre de 1850, California se convirtiera en el estado número 31 de los Estados Unidos. A partir de 1854 se calmó la fiebre y  la extracción del oro pasó a hacerse de manera industrializada. Al final la mayoría de los buscadores independientes desaparecieron y se dedicaron a otras empresas, inclusive Suter y Marshall, los pioneros terminaron perdiéndolo todo incluyendo su patrimonio y sus terrenos.

Vía: personales.ya.com

Imágenes: personales.ya.com – personales.ya.com

La fiebre del oro (P3)

Como todo lo que involucra el desarrollo de centros urbanos, los ferrocarriles y puertos se extendieron también haciendo un cambio en la principal actividad económica de los habitantes, aunque la fiebre que sentía la gente muchas veces saboteo el progreso de la ciudad. En las crónicas de este fenómeno se cuenta que las fábricas se quedaban sin empleados, un periódico tuvo que cerrar pues todos sus trabajadores se fueron a buscar oro, algunos barcos que llegaban al puerto ya no podrán zarpar pues los marinos desertaron en busca del preciado metal. Con un crecimiento de 1000 a 25000 habitantes en un par de años, San Francisco sufro de todas las calamidades que sufre una ciudad sobrepoblada sin el tiempo para hacerle frente. Esto resultó en seis incendios que destruyeron gran parte de la ciudad en dos años, además de condiciones muy insalubres que causaron plagas de ratas y pulgas que se extendieron rápidamente, y por último una epidemia de cólera en el invierno de 1951.

No sólo los migrantes sufrieron problemas, también los antiguos habitantes, los indios nativos americanos se tuvieron que enfrentar a nuevas enfermedades traídas por los buscadores de oro que venían de todas partes del mundo y a la contaminación de sus tierras y aguas. Se estima que se contaminaron los ríos y lagos con más de 7000 toneladas de mercurio, un material utilizado para el proceso del oro.

Además del exilio al que se vieron sometidos pues eran expulsados por métodos violentos si se llegaba a encontrar oro en sus tierras.

Vía:  goldmonexx.es

imágenes:  e-adventure.net – i.imgur.com

La fiebre del oro (P2)

La fiebre del oro de California atrajo emprendedores no sólo de todo el país sino también de Europa, Australia, China y América latina. Al principio las pepitas de oro se podrán encontrar directamente en el suelo, después el oro se recoge en los ríos con paneos, que después evolucionaron en métodos más sofisticados. A partir de ahí el crecimiento fue tan voraz que los mineros individuales empezaron a dar paso a empresas completas, una tendencia que sólo se ha intensificado hasta la fecha.

Hubo muchos otros eventos similares a la fiebre del oro californiana, desde finales del siglo 17 hasta la última década, y algunos historiadores opinan que esta clase de fenómeno puede ser tan antiguo como la era romana o antes en el antiguo egipto. La de California ha sido de las más importantes, pero también hubo en Klondike en Canadá y por supuesto en sudamérica en busca del famoso dorado y los tesoros de los antiguos pobladores mesoamericanos, y así como esas también muchas por todo el mundo.

Los principales resultados de todas estas migraciones resultó en la colonización de extensos territorios, lo cual sugiere que también fue una estrategia política para mejorar el desarrollo de ciertas zonas deshabitadas sobre todo en la costa oeste de los estados unidos. Por ejemplo, San Francisco pasó de ser un asentamiento de unos 200 habitantes aproximadamente a una ciudad de más de 36,000 en menos de una década. Esta clase de explosión de urbanización sucedió a todo lo largo y ancho de los territorios de California.

Vía: goldmonexx.es

Imágenes Vía: goldmonexx.es – 1.bp.blogspot.com

La fiebre del oro (P1)

Que hace que las compañías mineras inviertan tan grande capital en empresas tan arriesgadas como la minería? La respuesta es simple, la imperiosa necesidad que tiene la sociedad del abastecimiento de recursos minerales. Sin embargo, a pesar de que esta respuesta es satisfactoria, entonces porque buscar oro? Es una de las clásicas propuestas mineras a pesar de que este mineral no representa ninguna cualidad práctica salvo por ciertas aplicaciones donde existen amplios sustitutos. El oro es sin duda una de las más grandes locuras de la humanidad, se cava en áfrica y se extrae para traerse a otro país donde se excava un hoyo y se esconde. Dado su valor por su escasez y su tradición, allí donde el grito de “Oro” provocada autenticas estampidas humanas.

La más famosa de todas tal vez fue la de California, de 1848 a 1855, donde alrededor de 200,000 potenciales mineros, de los cuales la mayoría no sabía nada de minería, se establecieron en california. Estos mineros pasaron a llamarse 49’s debido a que fue en 1849 cuando el presidente Polk propuso esta migración.

Pese al propósito de la fiebre, fue rara la vez que los mineros se hicieron ricos, más bien fueron todos los que llevaban a los mineros a California por tierra o mar, los comercios que suministraban a los pioneros.

Uno de los no-mineros que más se beneficio de este fenómeno fue Levi Strauss, que con su compañía que vendía ropa y otros artículos mineros fundo un imperio que sigue reinando la venta de pantalones de mezclilla en la actualidad.


Vía: aulados.net

Imágenes vía: goldrush.com – intranet.otis.edu